Beber agua forma parte de un determinado estilo de vida y últimamente las campañas publicitarias alientan, sin discriminación de ningún tipo, con la excusa de la eliminación de toxinas y la pérdida de peso. El consumo de agua tiene muchas y muy importantes ventajas, sin embargo, no está exento de contraindicaciones en algunos problemas de salud. Por ejemplo, en los casos de insuficiencia cardíaca, si la ingesta de líquidos no es moderada, el corazón puede tener difulcutades para distribuirlos por el organismo, pueden aparecer dificultades respiratorias, debido a la  acumulación de líquido en los pulmones, también puede presentarse  hidropesía en las piernas. Por este motivo, hay que ser prudentes a la hora de recomendar a algunas personas que beban gran cantidad de líquidos.agua_cuanta _hay_que_beberpng
Los expertos comenzaron a estudiar,  hace más de diez años, si era beneficioso tomar dos litros de agua al día y todavía no han encontrado evidencias que demuestren que dicha cantidad, en concreto, sea beneficiosa para la salud.

La ingesta adecuada de líquidos ayuda a mantener la  elasticidad de la piel, la hidrata, le proporciona una consistencia suave y evita que se reseque. Mejora funciones como la metabólica y digestiva, por lo que es posible que ayuden a controlar el peso. Los líquidos regulan la temperatura corporal, lubrican y suavizan los músculos, tendones y ligamentos con lo que se favorece el movimiento de articulaciones, ayudan en la  prevención y eliminación del estreñimiento.

Quieres Aprender con Nosotros
Quieres Aprender con Nosotros

Beber agua reduce el riesgo de infecciones y enfermedades porque combate los cálculos renales y reduce las probabilidades de generación de infecciones en tracto urinario, riñones y vejiga. Un adulto puede perder hasta un litro o litro y medio de líquido al día, a causa del sudor, la orina y la defecación. Los líquidos deben reponerse a diario, porque la deshidratación puede causar dolores de cabeza, cansancio, irritación y disminuir la concentración.

Ingerir líquidos es esencial y existen estudios que hablan de unos 3 litros al día, pero se deben combinar entre agua y otros líquidos como puede ser café, infusiones, algún zumo, verduras y frutas. Un cafe o té por la mañana, más un zumo a media mañana, dos vasos de bebida en el almuerzo (agua u otro), alguna bebida a media tarde, dos vasos de agua en la cena, supondrían ya casi 2 litros diarios de líquido en nuestro organismo. Si se acompaña este plan con la ingesta de verduras y frutas sería suficiente en la mayoría de los casos.

Por último, recordar que por lo general, el organismo del ser humano tiene la capacidad de regular mediante la micción y la sed el equilibrio hídrico del organismo. No debemos olvidar que el consumo excesivo de líquidos, en algunos casos, puede ser perjudicial.

Si quieres aprender con nosotros pincha aquí Shiatsu Curso

o te informamos por mail sy@shiatsuyasuragi.com

Las técnicas naturales que empleamos en la aplicación, enseñanza y difusión en nuestra escuela, centros, revistas y artículos  No Sustituyen Ni Excluyen la atención o el Tratamiento Médico o Farmacológico Convencional prescrito por profesionales sanitarios.

Compartir:

Deja un comentario